100 Años de General Pico
Vista del Primer Cabildo 1960Vista de la Municipalidad de General Pico 2005
 
 

 

 

 

Fuentes brindadas por Dirección de Ceremonial y Prensa

 

 

 

Logotipo Centenario General Pico

 

 

 

Home >> Nuestra Historia >> Notas Biográficas >> Juan Williamson

 

 

Poseyó una mente creativa que, unida a su gran amor por la naturaleza, le permitieron, a la manera de Luther Burbank el "mago de las plantas" desentrañar muchos de los misterios del mundo vegetal. Los distinguidos genetistas Guillermo Backouse y Erwin Baur decían que Williamson "dotado de una especie de sexto sentido para el mundo del lenguaje de las plantas, es el tipo de colaborador invalorable."

También fue poeta, acaso sin saberlo. Don Juan Williamson amaba entrañablemente los árboles que él mismo había plantado y cuidado con invariable dedicación y que, junto con su familia, constituían la predilecta compañía de sus últimos años.

Don Juan, nació en la localidad de Peplow, Inglaterra, muy próxima a la ciudad de Shrewsbury
Según sus propias manifestaciones, amaba mucho al pueblo donde había nacido, pero más amaba a General Pico donde se radicó "para toda la vida", con su joven esposa Rosa Lucía Germana Viguier, y en el que realizó gran parte de su trascendente labor profesional.

Al serle requeridos por el cronista de uno de los diarios locales, en noviembre de 1955, algunos datos sobre el Vivero Pampeano, ese monumento forestal que bien podría servir de base para un jardín botánico, único por su variedad en el interior del país, respondió:

"El Vivero Pampeano fue fundado en el mes de abril de 1919 sin más capital que lo necesario para la adquisición del terreno y el afán de producir."

"En aquel tiempo se conocían muy pocos viveros en el interior del país y en La Pampa ninguno, las plantas se obtenían de las exposiciones y remates que se realizaban en los pueblos de campaña, una o dos veces por año."

"Favorecido por un período lluvioso durante los primeros años, fue fácil conseguir el arraigo de estacas de álamos, plátanos y sauces, etc., en gran escala para la venta. Al mismo tiempo se preparaban almácigos de otras especies aún poco conocidas en la zona y más difíciles de producir. Al correr del tiempo escasearon las lluvias y empezaron a secarse los álamos y sauces, quedando solamente árboles aislados o pequeños grupos en lugares donde había suficiente humedad."

"Con el objeto de conocer, cuáles serían los árboles que, por su resistencia a las condiciones locales, serían los más indicados para plantar en gran escala, era necesario ensayar otras especies."

"Se hizo venir directamente de Australia, pequeñas cantidades de semilla de acacia, casuarina y eucaliptos de distintas variedades. De Norteamérica se recibió semilla en gran cantidad de árboles, arbustos y flores."

En un reportaje que se le efectuó en 1966, cuando contaba 79 años, expresó entre otras cosas con la clara sencillez que lo caracterizaba:

"En Pico tengo a mi esposa, mis seis hijos y mis amigos. A mi lado han crecido los árboles que planté hace 47 años. He visto anidar en ellos a los pájaros y hacer sus colmenas a las abejas, y cuando el viento abate alguno o las plagas atacan sus raíces y lo secan, siento un dolor muy grande dentro de mí."

El cronista, influido tal vez por las sombrías predicciones de algunos ecologistas, le confió que temía por lo difícil que sería la vida allá por el año 2000, en un mundo superpoblado y lleno de ruidos y estridencias, a lo cual, con su proverbial serenidad contestó:

"Yo no voy a estar para verlo, pero no se preocupe por la falta de espacio. Si no se va de La Pampa podrá vivir muy cómodo en el oeste, en ,medio de los árboles que podría plantar ahora mismo. Allá sobra tierra."

"No le preocupen tampoco los ruidos horribles de la vida moderna. Si ama la naturaleza como yo la amo, se deleitará con su música eterna. Ponga atención cuando se vaya al oeste (lo decía como algo ya resuelto) y escuchará lo que yo he oído con placer mi vida entera: el piar de los pájaros, el viento en el follaje, el rugido del trueno."

"En las noches de invierno también he sentido crujir las ramas de los eucaliptos al congelarse la savia."

"La contemplación y el amor de la naturaleza me han dado la paz, y aunque no deseo morir espero la muerte con la misma alegría en que vivo. Al final ¿no es la muerte una consecuencia de la vida?"
Don Juan Williamson falleció en General Pico, el 25 de Setiembre de 1976, a los 89 años.

 

Ir al principio de la página